La unión de Vecinos Sin Techo y el Lof Mapuche Curruhuinca, a través de una Ley Nacional, lograron la recuperación de tierras que estaban bajo la administración del ejército. 400 hectáreas les fueron entregadas en propiedad mancomunada en San Martín de los Andes, una ciudad altamente codiciada por desarrolladores de infraestructura turística por la belleza de sus paisajes y los deportes de montaña, donde el uso público de los bienes naturales como los arroyos, el bosque, el lago y las nieves, están cada vez más restringidos. Allí están construyendo 250 viviendas, alcanzando nuevos niveles de organización y dignidad.

Producción Ejecutiva: Ulises de la Orden
Dirección de Sonido: Julián Caparrós
Dirección de Fotografía: Federico Bracken
Guión: Mariano Starosta
Montaje: Germán Cantore (SAE)
Música: Juan de la Orden
Dirección: Ulises de la Orden